Kiko, tu guía turístico

¿Dónde están los molinos franceses de Menorca?

¿Has visto alguna vez un molino de viento? ¿Sabes cómo trabajaban los molineros? Hoy vamos a visitar Sant Lluís, el pueblo de Menorca fundado por los franceses hace más de 200 años. Cuqui ya está preparado para acompañarme en esta excursión.

 

La flota de barcos franceses desembarcó en Ciutadella

Doce mil soldados franceses llegaron con sus barcos hasta Ciutadella y luego se dirigieron a Mahón conquistando Menorca que, hasta entonces, era una isla británica. Se instalaron en una zona de huertos donde construyeron una iglesia y comenzaron a crear un nuevo pueblo en honor del santo Luis IX, rey de Francia.

null

Aunque ellos no lograron verlo acabado porque solo gobernaron Menorca durante 7 años (1756-1763) aún hay calles que llevan los nombres de algunos de los oficiales franceses como Hyacinthe Gaétan de Lannion que fue general de los Reales Ejércitos y Gobernador de Menorca.

Un molino nos saluda

Voy pensando en todo esto mientras nos acercamos a Sant Lluís.

  • “Mira Kiko, se ven las aspas de un molino, ¿podremos ir a verlo?”, me pregunta Cuqui.
  • “Claro, es una de las visitas que tengo programada para esta excursión. ¿Sabes que en Sant Lluís había 3 molinos de viento en los que se molían los cereales para hacer harina?. El de arriba (de Dalt), el de el medio (Enmig) y el de abajo (de Baix). Será divertido conocerlos”, le contesto.

¿Cómo se hace harina con el viento?

El primer molino tiene un cucurucho de rayas azules y blancas. Fue construido por los franceses hace 250 años y hace unos 50 que perdió sus aspas.

null

Los molinos de Sant Lluís han formado parte del paisaje de Menorca durante mucho tiempo por lo que se decidió reconstruir este, el Molí de Dalt, conservando su maquinaria de madera y el engranaje que lo hacía funcionar.

El viento movía las aspas, provistas de velas, que daban la fuerza suficiente para girar la muela de piedra que convertía el grano de los cereales en un polvo fino, la harina.

Herramientas de algunos oficios de Menorca

La planta baja del molino es ahora un Museo Etnológico. Vemos muchas herramientas que se utilizaban antiguamente en los trabajos del campo como carros, arados, hoces para segar y piezas de cerámica.

null

Son recuerdos de una manera de vivir y de algunos oficios que ya han desaparecido. Ya no se hacen hornos de cal, ¿recordáis que vimos los restos de uno cuando íbamos a Cala Mitjana?, aunque aún se encalan las casas dejándolas de un color blanco brillante.

Desde la planta de arriba podemos ver todo Sant Lluís. Los otros dos molinos, el d'Enmig sin aspas, y la Torre de Binifadet que está muy cerca de aquí.

Una torre medieval

Cuando llegaron los franceses los terrenos donde fundaron este pueblo eran las tierras de Binifadet. Esta torre se construyó hace más de 500 años, en la Edad Media. Tiene una altura de unos 10 metros y ahora está integrada entre las casas.

null

La Torre de Binifadet era de vigilancia y desde ella controlaban que los piratas que llegaban a Menorca no se acercaran a Sant Lluís.

¿Un espía austríaco en Menorca?

Paseamos por la calles del pueblo. Algunas casas nos llaman la atención con un bonito jardín delante y una arquitectura clásica y elegante. En una casa de Sant Lluís vivió el Archiduque Luis Salvador de Austria. Fue un aristócrata que viajó mucho por el Mediterráneo y algunos dicen que fue un espía del Emperador de Austria a quien informaba de las tierras que podía conquistar.

¿Qué es Tetragrammaton?

Cuqui me convence para sentarnos en los bancos de una bonita plaza cerca de la iglesia. Descansamos y comemos el bocadillo que hemos traído.

null

  • “Esta iglesia la construyeron los franceses y su campanario mide más de 30 metros de altura”, me dice Cuqui
  • “Lo más curioso es que encima de las campanas aparece escrito el Tetragrammaton. Se considera un signo mágico. Para unos es el nombre de la Madre Tierra, para otros es un símbolo que aleja a los demonios. Dicen que es el nombre de Dios en lengua hebrea”, le cuento.

¿Cómo sacaban agua en Menorca?

No nos podíamos perder ir a ver el Pou de Torn, un pozo de donde antiguamente los habitantes de Sant Lluís sacaban el agua. Funciona con dos poleas que se enrollan en un torno que se movía impulsado por un asno o un caballo.

No hay pozos de este tipo en las otras islas de Baleares por lo que se supone que era un sistema propio de Menorca con el que abastecían los huertos y las casas de los vecinos.

  • “Ha sido una excursión muy entretenida. Sant Lluís es un pueblo pequeño pero tiene muchas cosas que ver. La costa también es muy bonita”, me dice Cuqui.
  • “Sí, estuvimos en Binibeca hace poco. En el poblado de pescadores y en la playa. Si fuera verano podríamos ir a nadar”, le comento.

null

Pero es invierno y Sant Lluís se ve precioso con sus luces de Navidad. Nosotros tenemos que volver al Club Kikoland pero queremos desearos a todos FELIZ NAVIDAD y que el 2018 sea un gran año. ¿Vendréis a visitarnos? Os esperamos.


DATOS BÁSICOS

  • De Son Bou a Sant Lluís hay 23,4 kms. Cuando sales a la carretera general coges dirección a Mahón y allí verás fácilmente las indicaciones para llegar a Sant Lluís.
  • No transporte publico directo, tndría que coger varios autobuses por lo que te recomendamos que alquiles un vehículo para ir a Sant Lluís.
  • En el Molí de Dalt, al inicio del pueblo, además del Museo Etnológico, se encuentra la Oficina de Informacion Turística donde podrás enterarte de los mejores lugares para visitar.
  • El horario de Molí de Dalt es durante todo el año de lunes a viernes de 10 h a 14 h y los sábados de 10 h a 13 h. Los domingos está cerrado. En los meses de julio, agosto y setiembre se abre también por la tarde, excepto los miércoles, de 19 h a 21 h.
  • El precio de la visita al Museo Etnológico es gratuito hasta los 12 años. Jóvenes de 12 a 18 años y pensionistas tienen una tarifa de 0,60€ y el resto de 1,20 €. Para ver cambios en precios y horarios se puede llamar al 971 15 10 84.
Seguir leyendo
Buscando artículos...

Compartir

Recibe ofertas y novedades

Al enviar aceptas la política de privacidad